¿Cómo funciona?

Una red de tuberías une todas las plantas del edificio con la central de aspiración situada en el sótano. Esta red de tuberías está conectada a unas tomas de aspiración localizadas estratégicamente en las distintas plantas del edificio.
Para realizar la limpieza, el flexible de limpieza se conecta a cualquier toma de aspiración y así el sistema comienza a funcionar automáticamente.
Es una sencilla instalación que ahorra tiempo y dinero en la limpieza y mantenimiento de los edificios.